Carnet ciudadano canino

Queremos que todos los propietarios de perros tengan la opción de poder presentar a su mascota a un examen de capacitación, reconocido por organismos públicos, que certifique que el poseedor de dicho carnet es un perro que no supone un riesgo para el resto de la sociedad ya que ni muerde ni ladra ni salta sobre las personas, acude a la llamada, no se pelea con otros perros, etc.

Es como la tarjeta de la ITV pero para perros en lugar de para vehículos.

Los perros portadores de dicho capacitación podrán disfrutar de ciertas deferencias como poder estar sueltos en lugares y horarios previamente acordados con las instituciones. Lógicamente, dichos privilegios no serán extensivos a los perros que carezcan de la habilitación.

El carnet ciudadano canino certifica que este perro no supone un riesgo

Debemos manifestar que estamos absolutamente en contra de la elaboración de listados de razas potencialmente peligrosas. No hay razas peligrosas. Hay ejemplares individuales (independientemente de la raza a la que pertenezcan) peligrosos.

Extrapolemos la situación actual a las personas. Imaginemos una raza étnica cualquiera. ¿Qué es más justo, que se vean privados de su libertad todas aquellas personas esa raza que hayan incumplido normas tipificadas como delitos o presuponer que todos los miembros de esa raza étnica son “potencialmente peligrosos” y que, independientemente de que hayan cometido alguna falta o no, deban ser encarcelados porque sí?

Nuestra propuesta de habilitación es mucho más justa. Permite distinguir a los perros socialmente integrados de los que no lo son. Incluso podríamos conferir a esta medida un atributo personal: permitiría distinguir a los dueños responsables de los que no lo son.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.