Alimentos prohibidos para tu perro

adiestradores caninos, escuela canina
6 de Oct de 2017   /   En: Blog

Existen ciertos alimentos de sobra conocidos por su peligrosidad para los perros, sobretodo por los dueños de estos animales. No es necesario acudir a escuelas caninas o adiestradores de perros para conocerlos. Sin embargo, es muy importante que estemos actualizados e informados todo lo posible para evitar sustos con nuestras mascotas.

Hay quienes están a favor de dar las sobras de su plato a su perro, y quienes prohíben que el animal acerque siquiera el hocico a la mesa. Seas del tipo que seas, casi todos los dueños en algún momento hemos dado algún alimento nuestro a nuestro perro; bien por premio, o por no aguantar más la cara de pena con la que nos cautivan.

La mayoría de alimentos no tienen por qué dañar a nuestro perro, siempre que estos no tengan alergias o intolerancias concretas. Pero respecto a los alimentos que NO debemos ofrecer a nuestros pequeños amigos, es de vital importancia tener una lista mental (o física para los más olvidadizos) en la que reunamos estas prohibiciones. Los perros pueden sufrir malestar, diarreas, vómitos, deshidratación o problemas mucho más graves. Desde NaturKan te recopilamos algunos de estos alimentos que debes evitar en la alimentación de tu perro:

- Huevos, carne y pescado crudos:

El huevo crudo posee inhibidores de enzimas, por lo que si es ingerido por perros jóvenes o muy mayores pueden presentar malas digestiones y malestar.

Respecto a la carne y el pescado crudos existen opiniones muy divididas. Incluso entre distintos educadores de perros y escuelas caninas hay opiniones encontradas. No debemos olvidar que el alimento para mascotas, el pienso, es un invento humano. Históricamente, los canes se han alimentado de manera natural con pequeñas presas o restos que ellos mismos obtenían. Esto nos llevaría a pensar que no tiene porque haber problema en que nuestra mascota ingiera carne o pescado crudo. Así como los perros se han domesticado, su sistema digestivo también ha cambiado adaptándose a la vida en casa, y la carne procesada de supermercado (si no conocemos verdaderamente su procedencia) puede causarles algún malestar. Si estás a favor de dar, de tanto en cuando, carne cruda a tu perro, lo mejor es que la congeles un par de días antes para asegurarte de que a tu amigo peludo no le provoque malestar.

- Chocolate:

Quizás sea uno de los alimentos más conocidos como dañinos para estos animales. El chocolate posee componentes perjudiciales para los perros, lo más sabido es que les provoca nerviosismo y aceleración del ritmo cardíaco.

- Limón:

Los perros suelen rechazar los sabores cítricos y ácidos, pero si llegase a comer alguna traza o limón entero podría presentar diarrea y vómitos.

- Frutos secos:

Muchos frutos secos pueden resultar dañinos para salud de nuestro perro. Sobretodo si los consumen enteros. Las uvas y pasas son especialmente tóxicas y pueden causar diarrea y fallos renales si se consumen en cantidad suficiente. Las nueces de macadamia son también una chuche peligrosa para nuestras mascotas. Pequeñas dosis es posible que no causen ninguna indisposición en los perros, pero no hay por qué arriesgarse.

- Ajos y cebollas:

El ajo y la cebolla contienen un componente llamado tiosulfato que puede provocar anemias y dolores gastrointestinales en los perros, en el caso de la cebolla el riesgo de sufrir estos síntomas se incrementa ya que sus niveles de tiosulfato son mucho más altos que en el ajo.

- Leche:

La leche no es tóxica para los perros, pero al igual que ocurre con los humanos, puede haber individuos que presenten una intolerancia a la lactosa y la ingestión de esta les cause dolores y malestar.

- Aguacate:

Existen estudios que afirman que el aguacate, tanto la carne como la planta entera (corteza, hojas y semilla), daña el corazón y los pulmones del animal debido a la persina.

- Alcohol, cafeína y teína:

Imaginamos que ofrecer una taza de café, té o una copa a tu mascota no es algo habitual. Sin embargo, si en algún momento de bromas y juegos se te pasase por la cabeza, ¡desecha la idea de inmediato! Podría perder la coordinación, sufrir mareos y vómitos, convulsiones o si la cantidad ha sido bastante, llegar a sufrir trastornos que le lleven a la muerte.

Lo más importante es tener cabeza a la hora de cuidar a tu mascota. Que tu perro consuma ocasionalmente una pequeña dosis de alguno de estos alimento probablemente no desemboque en ningún trastorno. 

Sin embargo, si tu mascota ha llegado a consumir grandes cantidades o alimentos en mal estado, echa un ojo a nuestro post sobre qué hacer en caso de intoxicación.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.